Espacios

Arma tu propio jardín de invierno

Arma tu propio jardín de invierno

Si algo no puede faltar en una casa para que esta sea un espacio de vitalidad y frescura son las plantas y las flores, ahora bien, qué sucede con nuestras plantas y toda esa dedicación que acostumbramos a darles durante los meses de frío, especialmente en zonas donde el invierno es muy duro. Lo más posible es que debas resignar tu afición durante ese tiempo o limitarla a algunas pocas especies. A menos que te decidas por construir en tu hogar un bello jardín de invierno.

Ventajas de los jardines de invierno

Existen muchas especies de plantas invernales para exteriores que prácticamente no requieren de tu cuidado, pero si lo que deseas es tener una gran variedad de plantas y flores con las que desarrollar tu afición por la jardinería, nada mejor que un jardín de invierno. Se trata de un espacio diseñado especialmente para resguardar tus plantas de las inclemencias climáticas. La gran mayoría se fabrican con una estructura de hierro o madera, con techo de aluminio a dos aguas para que las lluvias drenen perfectamente y no se filtren en tu jardín de invierno. Las paredes dependerán del sitio en el que vivas, ya que hay diferentes materiales, pero deberás elegir el más resistente al clima de tu ciudad. Lo ideal es el doble vidrio porque te permite tener una hermosa vista del jardín exterior y además tienen un importante aislamiento térmico.

Un espacio de esparcimiento

Estos jardines de invierno, además de permitirte trabajar durante todo el año con tus plantas, te brindan la oportunidad de agregarle otra habitación a tu hogar, ya que se transforman en sitios ideales para el descanso y el relax. Son excelentes para recibir visitas en las tardes de invierno en que el sol brilla, aunque más no sea tímidamente ya que gracias a sus paredes vidriadas tienen una excelente iluminación. Se trata de un espacio realmente disfrutable para toda la familia. Piénsalo.