Iluminación

Así debes iluminar cada habitación de la casa

Muchas veces gastamos más luz de la necesaria porque no utilizamos el tipo de luz correcto para cada espacio. Hoy te explicamos cómo debes iluminar cada habitación de la casa, qué lámparas escoger, donde situarlas y cuáles son los errores que debes evitar.

A continuación vamos a detallar por cada habitación que iluminación debes utilizar y que tipo de lámparas conviene colocar:

Salón: Aquí hay que combinar luces generales, indirectas y puntuales. En el estar, deben situarse a ambos lados del sofá, nunca encima. Si dispones de rincón de lectura, opta por una lámpara de brazo articulado detrás del sillón. Para la mesa del comedor, coloca una lámpara de techo a 80 cm del sobre, como mínimo, para no deslumbrar. Elígela de brazos o con pantallas en línea, o bien combina dos iguales en función de la forma y el tamaño.

Dormitorio: Pese a que es un espacio más íntimo, también precisa iluminación general, reforzada con luces puntuales. Lo mejor son lámparas de techo y varias luces ambientales en las mesillas. Y recuerda que los apliques con brazo articulado, a la altura del cabecero, son muy cómodos para leer. Para el armario, usa halógenos empotrados o focos en riel, uno por cuerpo y a 30 centímetros. Si tienes zona de escritorio, pon una lámpara de mesa y una de pie para un área de lectura.

Rincón de lectura

Baño: Cada 1,5 metro cuadrado pon un foco halógeno de 50 w orientable o empotrado en el techo. En la zona del espejo, sitúa un aplique a cada lado y otro encima para no crear sombras.

Cocina: Necesita luz uniforme y como a veces está encendida muchas horas, conviene usar lámparas de bajo consumo. Los fluorescentes (desde los tubos hasta los focos empotrados downlight) son la opción más práctica y económica. Para iluminar la zona de trabajo, luces directas con focos o linestras bajo los armarios.

Zonas de paso: En el recibidor hace falta mucha luz, lo idóneo son focos empotrados o apliques de pared. En los pasillos, el nivel de iluminación debe ser menor que en un cuarto. Pon los apliques a 1,80 metros aproximadamente del suelo, los focos separados 80 centímetros.

Hay zonas complicadas para poder iluminarlas, ya que necesitan una iluminación especial, como por ejemplo los cuadros. Para estos hay lámparas halógenas con efecto baño de luz, que iluminan por igual el centro y las esquinas, apliques de menos de 50 w o los llamados “ojos mágicos”, no dan reflejos, se pueden empotrar o colgar y son orientables. En la zona del televisor lo más adecuado es una lámpara detrás del aparato para evitar reflejos.