Estilos

Baño en amarillo y marrón

Baño en amarillo y marrón

Son dos colores muy distintos pero que juntos pueden formar un agradable contraste. No son los típicos colores que se suelen encontrar en un baño sobre todo si son tonos fuertes, pero tanto en tonos llamativos como en pastel se puede conseguir un cuarto de baño con un estilo más moderno o con una decoración un poco más clásica.

El color amarillo es una fuente de luz y energía positiva que llena cualquier ambiente de optimismo, algo que se consigue -como en la imagen de abajo- con las baldosas de las paredes tanto de las paredes como del suelo, consiguiendo luminosidad y alegría. Pero hay que tener en cuenta que este color puede llegar a cansar o a agobiar por lo que se recomienda no abusar de él.

Una idea para que llegue a saturar es combinarlo con tonos  más tranquilos y neutros crudos, como en el resto del alicatado de la imagen, el tono más claro relaja frente al amarillo, además también ayuda que los sanitarios vayan en color blanco.

Una buena combinación tonos amarillos claros con toques chocolate

Para conseguir un baño con un estilo más clásico como en el de la imagen de arriba, solamente se ha necesitado cubrir las paredes y elegir el alicatado en unos tonos amarillo pastel, que junto con los sanitarios en color blanco, le dan al cuarto de baño un aspecto relajado.

Para darle un toque de color y que no resulte aburrido, se ha colocado una cortina en tono chocolate a juego con un espejo de madera del mismo color y algunos accesorios del baño, como son una cesta de mimbre y una caja encima del inodoro. El alicatado el suelo con rombos en color marrón oscuro termina de aunar los colores, consiguiendo  además el estilo clásico que comentábamos al inicio.

Baño en tono amarillo

Si queremos decorar un baño con estos dos colores pero tenemos los alicatados de un solo color, basta con incorporar los accesorios o la lencería del baño en el otro color y de esta forma puede darse un cambio al cuarto de baño de una manera sencilla y económica.