Manualidades

Cómo hacer un jardín zen

Zen garden

Un jardín zen es una de esas cosas que llevan cierto tiempo de moda en occidente pese a venir de las tradiciones de oriente. Es cierto que sirve para meditar, pero también se le puede dar uso como decoración. En esta ocasión, os explicamos cómo hacer uno de estos jardines por vosotros mismos.

Sea porque queréis tener un espacio de relajación y relax, porque queréis decorar vuestra casa con un toque oriental, o por ambas cosas a la vez, el jardín zen es una opción muy interesante. Es cierto que podéis comprar un jardín zen en muchos sitios, ya que se encuentran con facilidad, pero si no queréis gastar dinero en ello, podéis hacer vuestro propio jardín zen a modo de manualidad.

Como materiales, vais a necesitar una base un recipiente de madera, arena, una bandeja de metal o plástico, y piedras, así como un pequeño tenedor. En cuanto al recipiente de madera, podéis usar un cajón que no sirva o cualquier otro recipiente de dicho material que se os ocurra. Lo ideal, es que sea rectangular.

Lo único que tendréis que hacer para tener un jardín zen, es colocar la bandeja en el interior del recipiente de madera de forma que cubra la superficie. A partir de ahí, sólo queda que recojáis de la calle arena y piedras para colocarlas en el interior.

Zen garden

Esos son los elementos básicos del jardín zen, aunque como podéis ver en esta foto de ejemplo, se puede complementar con cosas adicionales. En este caso, se usa alguna caracola, velas para dar calidez y espiritualidad al conjunto, y flores.

Tratad de no recargar demasiado vuestro jardín zen, pero podéis añadir cosas de la naturaleza sin ningún inconveniente. Ahora, sólo os queda colocarlo en vuestro rincón de relax y decoración oriental y liberaros de vuestro estrés dibujando formas en la arena con el pequeño tenedor de vuestro jardín zen.

Etiquetas: