Espacios

Consejos para comedores pequeños

Design interior of elegance romantic dining room

Hay quienes disfrutan con tener un comedor en su casa. Si pensáis que una casa pequeña es sinónimo de no tener un comedor, estáis equivocados. Podéis recurrir a consejos para comedores pequeños, que se adapten a cualquier casa. En esta ocasión, os daremos algunos consejos para que podáis decorar comedores pequeños.

Los comedores, no suelen tener más que la mesa, las sillas, un mueble y algún que otro complemento decorativo. Por eso, si queréis disfrutar del capricho de comedores para vuestro hogar como un espacio exclusivo, no tenéis por qué tener una casa inmensa. Cualquiera de vosotros puede disfrutar de su propio comedor.

¿Os estáis preguntando cómo podéis lograr uno de estos comedores pequeños pero con encanto? No tiene demasiado misterio. Lo primero y más obvio de todo, es que el tamaño, sí que importa. Apostad por una mesa, unas sillas y algún mueble de tamaño pequeño, que sea suficiente para vosotros pero que no consuma el poco espacio que tenéis disponible. Es decir, básicamente, lo que viene a ser adaptarse a las necesidades.

Vamos a tomar como ejemplo de decoración de comedores pequeños el comedor que veréis a continuación, ya que creemos que es un caso de trabajo exitoso.

Como veis en la imagen, lo del tamaño adaptado a las necesidades, se cumple, y de hecho, apuesta por no incluir un mueble extra.  Continuando con el ejemplo, se puede deducir que, los espejos, son una buena idea para dar sensación de profundidad a la estancia, y casi no ocupan espacio para pequeños comedores.

Además, el colorido, juega un papel muy importante, ya que ayuda a distraer la atención del espacio y a centrarse en lo vistosos y coquetos que pueden quedar vuestros comedores.  Eso explica el color de las sillas, el contraste de color de las paredes, el mantel o las flores y plantas encima de la mesa.

Dentro del tema del color, a parte del toque colorido, acabamos con otro consejo en ese sentido que pondrá el broche de oro a vuestros pequeños comedores. Se trata de las paredes. Lo mejor es que sean paredes blancas o tonos pastel, que dan también engañan a la vista haciendo que la estancia parezca más grande de lo que es. ¡Y por supuesto, que no falte una lámpara para iluminar!