Espacios

El papel de un jardín zen en la decoración

oriental garden

Vamos a hablar sobre el papel que puede jugar un jardín zen en la decoración y cómo podéis haceros uno ¿no os parece?

Antes de explicar cómo podéis aplicar el estilo zen a la decoración de vuestro jardín, creemos conveniente explicar que un jardín de este tipo, cumple dos funciones. La primera, es la de ser un rincón para que os relajéis y os encontréis a vosotros mismos. La segunda, es la estética, y es que, un jardín zen, hace realmente bonito. Este tipo de jardines son muy típicos en Japón o China, y se han convertido en una moda copiada en occidente.

Si tenéis conseguir un toque de decoración oriental en vuestras casas, podréis lograrlo con un jardín zen. Algunos de los elementos claves en un jardín de este tipo, son las piedras y/o grava, la arena, las plantas, y el agua. Cada elemento tiene su explicación. El sonido del agua, ayuda a relajar, la arena representa el flujo de vuestras vidas, y las piedras y la grava, los obstáculos que han surgido a lo largo de ella y que los habéis superado aprendiendo lecciones.

Si bien las plantas no son imprescindibles, ayudan a relajarse disfrutando de lo natural. En ese sentido, el bambú, el helecho, el musgo o el bonsai, son algunas de las opciones más recurrentes para la decoración de un jardín zen. La madera, también se usa en ocasiones. A estas alturas os estaréis preguntando ¿y qué ocurre si tengo piso y no casa? ¡No os preocupéis por eso ni mucho menos! También existen los jardines zen “en miniatura” para esos casos.

Si ese caso es el vuestro, podréis crear o comprar vuestro propio jardín zen como objeto de decoración en miniatura. Basta una pequeña base de madera, un puñado de arena, alguna piedrecita o grava, y algo de verde. ¡Seguro que agradeceréis contar con un jardín zen cuando veáis cómo contribuye a vuestro relax! Además, el efecto visual que tiene en decoración, es exótico, impactante, y hermoso.