Complementos

Elige tu tipo de persiana según su material

El mercado en la actualidad ofrece una gran cantidad de diseños y sistemas de persianas que se adaptan a cualquier necesidad. Además ya no solamente regulan la intensidad de luz que recibimos y decoran, ahora también nos protegen y no solo de las miradas indiscretas.

Las persianas son uno de los elementos más utilizados en cuestión de sistemas de cerramientos. Sobre todo se tiene en cuenta el poder preservar la intimidad en nuestras casas, además del exceso de luz y de los cambios de temperatura. Pero también hay un motivo que se valora mucho últimamente y es la protección frente a intrusos. Por ello vamos a hacer una selección teniendo en cuenta todos estos condicionantes.

Son muchos los diseños y múltiples acabados, los materiales más utilizados son:

PVC: Es el material más utilizado por ser muy buen aislante térmico y acústico y además resistente a los agentes atmosféricos. Al ser huecas son más ligeras y no precisan de mantenimiento. Es la opción más económica en pisos ubicados en zonas con temperaturas suaves y pueden durar entre 15 y 10 años en función del clima y del uso.

Persiana de aluminio

Aluminio: Este material que también es muy ligero, puede ser térmico -que resulta muy aislante y duradero- o extrusionado -más resistente pero bastante más pesado-. Las ventajas de este material es que se adaptan tanto a climas fríos como a cálidos, pues garantizan una temperatura interior confortable y pueden fabricarse con múltiples acabados, lacados, imitación a madera, metalizados, etc…

Madera: Las más utilizadas son las de pino, cerezo, cedro y enebro pues son las que mejor resisten la intemperie. Resultan muy cálidas y aislantes pero el inconveniente es que pesan. También son más caras y requieren de mantenimiento, hay que renovar el barniz periódicamente y aplicarlas una capa de aceite protector. Con este mantenimiento durarán muchos años, por lo que son aconsejables para espacios exteriores y en casas rústicas o antiguas.

Persiana de madera

Respecto a las persianas de seguridad, se caracterizan por su robustez, fortaleza y resistencia. Con ellas se impide la entrada de visitas no deseadas y pueden instalarse en los mismos huecos de las persianas ya instaladas. El sistema Autoblocante es el más utilizado y el sistema de seguridad patentado con el que se consigue el bloqueo automático de la lama intermedia al intentar forzar la subida manual desde el exterior. A este tipo de persiana se la denomina enrollable antipalancamiento y se fabrican con perfiles de aluminio extrusionado y en múltiples acabados.