EspaciosIdeas

Escoge el cabecero para tu dormitorio

El cabecero es una de las piezas más importantes de un dormitorio, todas las miradas irán dirigidas hacia él, cuando se mire hacia la zona de la cama. Por ello es importante barajar detenidamente todas las posibilidades, que hay muchas, para de esta forma acertar con el resultado.

Muchas veces el cabecero viene con el tipo de habitación que se haya adquirido que suele incluir también las mesillas si es un mueble completo, sino lo más habitual es que vayamos a una tienda especializada en cabeceros para poder comprarlo por separado. En estas tiendas los suele haber de muchos tipos, de madera, de forja, tapizados, etc…depende de la decoración del dormitorio y de nuestros podremos escoger uno u otro.

Los cabeceros de forja tienen mucho éxito ya que suelen combinar bien casi con cualquier tipo de decoración y colores ya que suelen ser o negros o blancos o quizá de algún otro color con una pátina blanca por encima. Si no son muy grandes siempre dan un aspecto más ligero al dormitorio ya que al ser calados no dan sensación de bloque.

Cabecero de forja

También pueden personalizarse

Si eres un poco manitas, quizá lo que te apetezca es hacer tu propio cabecero, de esta forma lo puedes personalizar. Una idea muy original es utilizar como cabecero un biombo separador de ambientes, puede pintarse para que haga juego con las mesillas, decaparlo o simplemente dejarlo del color que tenga si es de madera o si es de tela pueden cambiarse y ponerlas iguales que las cortinas, por ejemplo o combinarlo con unos cojines encima de la cama.

También puede colocarse una barra de cortina por encima de la cama y colgar de ella unos cojines atados con lazos, del mismo color que las cortinas o combinados con los colores de la ropa de cama por ejemplo, algo muy sencillo de hacer y que renovará el dormitorio si estamos cansados de ver el mismo mobiliario.

Para terminar otra idea es revestir el cabecero de tela con los mismos colores y tonos que tengan los textiles del dormitorio. Puede hacerse una funda acolchada con unos lazos a los lados para que sea fácilmente desenfundable y cambiar la funda si nos apetece cambiar las cortinas o la colcha.