Complementos

Escoge el colchón más adecuado

Invertir en colchón es invertir en salud porque, que nuestro sueño y descanso sean reparadores dependen en gran medida del colchón que utilicemos. Por ello es importante elegir uno que se adapte a nuestras necesidades y elegir bien.

Un tercio de nuestra vida lo pasamos en la cama, por lo que elegir un buen colchón es importantísimo para descansar bien, ya que no basta sólo con dormir ocho horas si no lo hacemos descansando y en eso influyen las condiciones en las que lo hagamos. Un colchón demasiado blando o por el contrario demasiado duro puede hacer, no solo que no descansemos sino que al final tengamos problemas de salud.

Existen diferentes tipos de colchones

Un buen colchón debe ser ni muy blando ni demasiado duro, ni debe deformarse. Lo ideal es que sea lo bastante mullido para que se adapte a la curvatura de la columna y con la firmeza precisa para adaptarse a la presión y el peso de cada una de las partes de nuestro cuerpo. A continuación detallamos los diferentes tipos de colchones que se pueden encontrar:

De muelles: Son los tradicionales de toda la vida. Con una buena elasticidad, ofrecen diferentes grados de firmeza dependiendo del refuerzo que lleven los muelles. Sus principales ventajas son la elasticidad, la amortiguación y la buena transpiración.

Colchón

De látex: Ha sido una revolución en cuanto a descanso y confort. Resultan muy ergonómicos adaptándose a cada uno de los movimientos que el cuerpo realiza al dormir, sin perder un ápice de elasticidad y firmeza. Además tienen un detalle muy importante y es que son antiácaros por lo que los hacen ideales para las personas alérgicas.

Viscoelástic: Son similares a los de látex pero un poco más duros. Dan una sensación de ingravidez porque la presión sobre el cuerpo está repartida sobre miles de contactos. Si el de muelles resulta demasiado duro y el de látex demasiado blando, este es el ideal.

Viscolátex: Es la última novedad, es una síntesis de los modelos anteriores que se adapta a la perfección a nuestro cuerpo.