Estilos

Estilo de decoración minimalista

White minimalist lounge style living and dining room with firepl

Ver la casa de alguien, dice mucho sobre él o ella y de sus gustos y personalidad. Por ejemplo, una casa con estilo de decoración minimalista, transmite que quien la haya decorado, disfruta con el espacio y con la sobriedad. En este artículo, vamos a profundizar en este tipo de decoración.

El estilo de decoración minimalista nace en los años sesenta, y se puede definir como una antítesis de los espacios recargados y llenos de colorido. Dicho estilo, persigue la sobriedad, la sensación de amplitud, y la armonía del conjunto. En su momento, os hablamos de baños con estilo minimalista, pero, en esta ocasión, os vamos a dar algunas ideas para que podáis aplicarlo a la decoración de vuestro hogar en general.

Comenzando por los colores, sin duda, el blanco predomina en las paredes y los techos. Para crear contraste en este estilo de decoración, deberéis recurrir principalmente al negro para los muebles y sofás. Como mucho, si queréis un toque más colorido, podéis recurrir a otros colores en los cojines o en las alfombras, pero huyendo en todo momento de la estridencia, y respetando la armonía y sensación de uniformidad.

Respecto a los muebles, dejad sólo lo esencial. Sillas, mesas, sofás, camas y algún armario, bastan. Ante todo, sólo lo más necesario y funcional. De esta manera, ganaréis espacio en vuestra casa. Los muebles en este estilo de decoración, suelen ser lisos y sencillos.

Por último, en cuanto a los objetos de decoración, igualmente, se considera que menos es más. Algún jarrón con flores o algún cuadro no están de más, pero debéis tener cuidado de no recargar la estancia.

Finalizamos recordando que tenéis que evitar a toda costa el abuso de muchos colores llamativos, y, por supuesto, descartad también los estampados. Cuando acabéis de aplicar este estilo de decoración, descubriréis que lo minimalista, además de ser ideal para relajarse y lograr un entorno elegante, también tiene otras ventajas no solo visuales. Por ejemplo, ¡Limpiar os va a resultar mucho más cómodo!