EspaciosEstilosTendencias

Habitación en blanco y negro

No todo el mundo se siente cómodo con esta combinación de colores, ya que puede resultar algo fría. Un dormitorio en blanco y negro está destinado sobre todo a personas que les guste la decoración moderna y contemporánea, algo que con la combinación de estos dos tonos está asegurado.

Si optas por pintar las paredes de negro es recomendable no pintar todas ellas, sino combinarlo con blanco o con gris, ya que todas las paredes de negro pueden resultar demasiado y empequeñecer la estancia, además de dar una sensación de agobio. Una buena solución es pintar solamente la pared donde va a ir colocada la cama y las demás en blanco o en gris, de esta forma el punto de atención se irá hacia esa zona.

Otra solución muy válida es empapelar alguna de las paredes con papeles en tonos blancos y negros, por ejemplo de rayas o si lo prefieres en un estampado floral, dará una sensación de más calidez.

Habitación en blanco y negro

La ropa de cama un punto importante

Otros elementos que pueden hacer que tu habitación cambie completamente si no te atreves a pintar las paredes de negro, son tanto los accesorios como la ropa de cama. Una colcha o una funda de edredón con estampados en estos dos tonos y luego combinarlos con unos cojines en negro o incluso incluyendo algún tono gris, quedará perfectamente.

Puedes añadir algunos accesorios como la lámpara de la fotografía que combina a la perfección con la butaca descalzadora, así como la manta a los pies de la cama.

En la fotografía los tonos negros se limitan al cabecero haciendo juego con las mesillas, así como las cortinas combinadas en blanco y negro. La funda de edredón con estampado de cebra atrae la atención así como el estampado del papel pintado.

Pueden añadirse cuadros por ejemplo de fotografías en blanco y negro lo que le dará la personalidad al dormitorio y no quede impersonal. Sin duda son varios los accesorios que se pueden añadir para dar más calidez a un dormitorio en blanco y negro.