EspaciosTendencias

La silla de Tron Legacy

Un mundo irreal requiere de muebles irreales, aparentemente irrealizables; un mundo digital necesita muebles en donde los límites de la realidad se vean rebasados, y esa es la idea de Disney puso en manos de Dror Benshetrit de la firma Cappellini, responsable de los muebles para la secuela de Tron. Uno de los resultados: The Tron Chair.

Plástico reciclado, sin costuras ni bordes firmes para crear una pieza única. Como The Grid, el centro del mundo de Tron, este sillón roto-modelado ofrece a la mirada la posible consistencia real de “la piedra digital”.

El roto-modelado es, además, una nueva técnica que ofrece todo un nuevo universo de materiales atractivos y más duraderos a partir del reciclaje: el plástico se coloca en un molde en cuyo interior giran dos ejes de aluminio en direcciones opuestos, permitiendo que las partículas del material se distribuyan mejor, creando formas más atractivas y un relleno más consistente.

Un hecho a destacar es que el terminado de la Tron Chair (todo ella diseñada digitalmente) está hecho a mano, con capas de pinturas desiguales y deslavadas que ofrecen, con un encanto preternatural, la sensación de esa luz débil y parpadeante de los antiguos ordenadores.

Fuente | Dezeen