Tendencias

Las técnicas de pintura que más se llevan

Renovar la pintura de las paredes es algo que tarde o temprano siempre hay que hacer, puede ser por desgaste en cuyo caso podemos volver a pintarlas del mismo color o puede ser porque nos hemos cansado del mismo tono y nos apetece cambiar, por lo que un repaso a las últimas técnicas de pintura nunca viene mal.

Si queremos algo realmente distinto, tendremos que recurrir a las pinturas decorativas que permiten personalizar las paredes de mil formas, consiguiendo  distintas texturas, trazos, sombreados, dibujos y una infinidad de efectos. Por tanto pasamos a enumerar cinco técnicas de pintura que son las que más se llevan últimamente:

Estuco y falso estuco. El primero es una mezcla de polvo de mármol, cal y aglutinantes. Se aplican varias capas con espátula y la última con cera. El segundo es una imitación, una capa de pintura con brochazos irregulares sobre una base de color que luego se difumina. Son ideales para ambientes actuales y clásicos.

Al óleo. Consiste en disolver los colores en aceites secantes en vez de agua. Aporta efectos de gran riqueza y un ligero brillo.

Dormitorio con estuco

A mano alzada. Se trata de un diseño único, primero se realiza un boceto, luego se copia en la pared sin plantilla y después se pinta. Una buena alternativa para dar protagonismo a una pared, un rincón, etc…

Estarcido. Es la estampación de un dibujo sobre una pared pintada, usando una plantilla. Resulta ideal para las habitaciones infantiles y juveniles, ya que se pueden aplicar infinidad de dibujos.

Tadelak. Consiste en aplicar varias capas de cemento a la cal con pigmentos y luego cera de abejas para darle un acabado liso y satinado, parecido al mármol. Esta técnica resulta perfecta para los cuartos de baño.

Si no quieres procesos demasiado complicados, lo más fácil es aplicar pinturas con efecto decorativo. Se trata de un tipo de pintura, generalmente plástica, capaz de crear por sí sola un efecto decorativo. Las hay que imitan el estuco, el sombreado o el jaspeado y hasta el acabado del hormigón armado. Incluso existe una, utilizada como base, que consigue alisar fácilmente el gotelé. Por último, también existen rodillos que aportan texturas, de espuma, pelo o plástico, llevan dibujos en relieve que al aplicar la pintura sobre la pared, logran crear distintos efectos.