Complementos

Mantén fresca tu casa en verano con ventiladores de techo

Cuando llega el calor hay dos opciones para mantener fresca la casa, una es el aire acondicionado y otra es colocar ventiladores de techo, que si bien, no refrescan tanto el ambiente y de forma tan rápida como los aparatos de aire acondicionado, sí que tienen algunas ventajas respecto a éstos, la principal y diría que una de las más importantes, el ahorro de electricidad.

Los hay de múltiples formas y tamaños para poder adaptarlos a la habitación en la que los queramos colocar. Como comentábamos al inicio son varias las ventajas que presentan los ventiladores respecto al aire acondicionado. La primera y principal es que reducen hasta en un cuarenta por ciento el consumo energético en comparación con el aire acondicionado, con el consiguiente ahorro en la factura de la luz. Pero existen otras que pasamos a enumerar:

Saludables: Son más saludables, ya que no resecan el ambiente ni dan una sensación de frío excesivo, evitando la sequedad de las vías respiratorias o resfriados. En días muy calurosos incluso puede mantenerse toda la noche encendido.

Ecológicos: Además de consumir menos energía, emiten hasta 300 kilos menos de emisiones CO2, ya que no utilizan gases refrigerantes por lo que es menos perjudicial para la atmósfera.

Dormitorio con ventilador de techo

Silenciosos y relajantes: El ruido que emiten es prácticamente inapreciable y el movimiento de sus aspas produce un efecto relajante.

Antiinsectos: Son muy útiles para mantener alejados a los insectos, ya que al mover el aire dificulta el vuelo de estos, por lo que les resulta incómodo permanecer en la habitación.

Decorativos: Existe una gran variedad de modelos y diseños por lo que puede adaptarse fácilmente a cualquier decoración. Los hay con distintas velocidades, con una o varias puntos de luz y con mando a distancia.

Función invierno: Algunos incluyen esta función, que consisten en que las aspas giran en sentido contrario aspirando el aire frío que se acumula en el suelo llevándolo hacia el techo, donde se acumula el aire caliente, por lo que aumenta la circulación del aire mejorando la distribución de la temperatura consiguiendo una sensación más cálida y consumiendo menos energía.

La instalación de los ventiladores es muy fácil y sencilla, pero antes de instalarlo hay que tener en cuenta varios aspectos. Primero el tamaño de la habitación, es importante escoger un ventilador acorde con el tamaño de la estancia, para un dormitorio de 20 metros cuadrados habría que optar por un ventilador de 90 centímetros, por ejemplo. Otro detalle importante es la altura del techo, para que cumpla bien su función debería colocarse a 2,3 metros mínimo. Por último hay que tener en cuenta la potencia del motor, que tendrá que ver con el tamaño de la habitación y la inclinación de las aspas, que hará que emitan más aire pero también consumirán más energía.