Ideas

Una pared convertida en pizarra

Slate Stone Wall

Si quieres que la habitación infantil sea aprovechada a fondo por tus pequeños, y que el ambiente tenga más de una función, abriendo un espacio para que el estudio y la práctica del dibujo y las artes, seguramente te has planteado la compra de una pizarra, que no suelen ser elementos baratos. Hay, sin embargo, otra solución, con un mayor atractivo decorativo: crear una pizarra en toda una pared.

Pintura especial y nada más

Si quieres realizar este proyecto (y dejar a tus niños un espacio amplio de expresión, estudio o juego… O bien abrir para ti una herramienta para el trabajo y la organización en casa), tienes varias opciones para realizarlo.

La primera de ellas es recubrir la pared de tu elección con pintura para pizarra. Se usa para renovar la capa adherente de las pizarras escolares, y la puedes comprar en cualquier tienda de pintura. Su principal problema es que la elección de colores es muy limitada: negro o verde. Un problema secundario será la necesidad de limpiar de polvo de tiza el espacio.

Pizarra de marcadores

Una nueva alternativa al respecto es utilizar una pintura que se pone cada vez más de moda, y que es la pintura de recubrimiento plástico para pizarras de marcador. Son una nueva división de las principales marcas de pintura, y te permiten pintar una pared de blanco para después usarla como pizarra valiéndose de marcadores de agua. Lo escrito se limpia con un paño húmedo.

Sea cuál sea tu elección, debes elegir una pared totalmente, y si esta impermeabilizada, mejor.