ComplementosEstilos

Split: un sofá con dos personalidades

Una de las funciones del sofá, rey indiscutible del salón y centro de la casa, es la de separar: separar zonas, ambientes y hasta estados de ánimo. El sofá es el gran divisor, el que crea con su sola presencia zonas de descanso y convivencia. Split es un sofá que no sólo divide estados de ánimo y estilos; además, los refleja.

Split es un sofá con dos caras. Diseño del danés Ditte Maigaard es, a decir de su autor, una pieza que muestra las dos caras de una relación, y la manera en que, de extremos divergentes, puede brotar una atractiva realidad.

Por un lado, un diseño colorido y luminoso, un suerte de lounge teñido de arco iris con crestas como respaldo, y con un uso sostenido de las telas recicladas.

Del otro, su aspecto cambia de una manera espectacular, y Split muestra un perfil clásico, en telas sobrias y un soberbio uso del drapeado.

Moderno y desinhibido o clásico y ligero: he ahí las dos caras de Split.

Fuente | Hometone