Espacios

Tipos de platos de ducha

Instalar platos de ducha en lugar de las bañeras supone varias ventajas entre las que se encuentra principalmente, ganar espacio en el cuarto de baño. Los hay de muy distintos tipos dependiendo de su forma y de los materiales de los que están fabricados.

Las ventajas que ofrece instalar un plato de ducha son variadas, desde ganar espacio en el cuarto de baño y aumentar la superficie útil, como hemos comentado al inicio, hasta hacerlo más útil y seguro e incluso facilitar el ahorro de agua. Pueden instalarse mediante dos opciones, elegir uno prefabricado o encargarlo de obra a medida. Dependiendo de esto y del espacio donde vaya a colocarse los hay de formas variadas, como semicircular y cuadrado que aprovechan bastante bien las esquinas, los rectangulares permiten zonas de descanso o secado. También puede variar la altura, los hay extraplanos para facilitar el acceso a la ducha a personas mayores, discapacitados o niños, además incorporan superficie antideslizante para mayor seguridad.

Si nos centramos en los materiales en los que están fabricados también hay una gran variedad, los más frecuentes son:

Piedra natural: Pueden instalarse ya prefabricados o realizados a medida. Son los más caros y fríos, pero también los más elegantes, el tipo de piedra más frecuente es el mármol y el granito.

Plato de ducha en esquina

Acrílico: Se fabrican en un tipo de resina sintética, moldeable y muy versátil pues admite muchas formas y tonalidades. Es cálido y agradable al tacto, ligero, resistente y amortigua el sonido del agua. Su mantenimiento es limpieza con jabón normal ya que es poco resistente a los disolventes.

Cerámicos: Son más económicos pero ofrecen menos colores y acabados. La ventaja es que tienen una gran resistencia al desgaste diario y al tacto son más fríos que los acrílicos, los hay de porcelana, loza, gres, etc…

Madera: Se realizan con variedades de maderas tropicales con tratamiento antihumedad o con láminas encoladas con resinas resistentes al agua. Son muy cálidos y estéticos.

Acero esmaltado: Su gran ventaja es su alta dureza y resistencia, se limpian con facilidad pero son muy fríos.